¡No me digas que me porte bien!

mamayaloloco-portate-bien.jpg

Sí, lo que leéis , nunca le digáis a un niño que se porte bien, la razón es muy simple y es la respuesta a esta pregunta ¿que es portarse bien? .

Os voy a escenificar una situación entre adultos porque creo que se entiende mejor cuando nos ponemos nosotros en la piel de ellos. Imaginaros que vais de cena con vuestra pareja y unos amigos y esta misma frase os la dicen a vosotras “Cariño, a ver si hoy procuras comportarte bien” ¿Como se os queda la cara? Y después de recomponeros (y soltarle un par de lindeces por supuesto jajaja) pensaréis “vale, ¿pero que se supone que debo hacer para que me comporte bien según él? ¿saber cual es el tenedor del pescado y de la carne? ¿comer todo lo que se me pone en el plato aunque esté a punto de estallar? ¿hacer una larga sobremesa aunque me esté muriendo de sueño?” (Espero que nunca os digan esto, porque si no debéis mandar a paseo a quien os lo diga, recordar que es un ejemplo)

Pues algo así le pasa a los niños, ellos no son adivinos, no saben lo que significa “portarse bien” ya que es un término demasiado subjetivo, es más, todo se vuelve más confuso cuando no entienden porque hay situaciones en las que pueden hacer ciertas cosas y en cambio en otras situaciones haciendo esas mismas cosas se están “portando mal”, por ejemplo correr, chillar, etc en un parque no hay problema pero en un restaurante no es lo adecuado.

¿Y entonces que les decimos? ¿les dejamos al libre albedrío y esto que se convierta en Sodoma y Gomorra?  Pues no, pero la solución es mucho más sencilla, hay que ser concretos, es decir, hablar antes con ellos y explicarles que comportamientos son los adecuados y cuales no en cada situación. Volvamos al ejemplo de salir a comer o a cenar fuera, en vez de decirles “vamos a ir a cenar con fulanito espero que te portes bien”, lo podemos cambiar por “vamos a salir a cenar con fulanito, recuerda que en el restaurante no debemos correr ni chillar porque molestamos a los camareros y a la gente, si quieres llevamos algunas pinturas o muñecos para poder jugar en la mesa”.

Pero también debemos recordar que los niños, son eso, niños, y no debemos pretender que tengan comportamientos de adultos, por lo que debemos tener claro que lo que le pedimos es realista y adecuado para su edad, yo no puedo esperar que mi peque de 2 años aguante más de 1 hora comiendo tranquilo a la mesa por ejemplo y en ese caso la solución es hacer comidas más cortas y/o llevar algún entretenimiento para la mesa.

Os dejo algunos tips para evitar la frase “portate bien” y que sea más efectivo.

1. No exigir demasiadas cosas, es decir, no les soltemos una lista infinita de cosas que no pueden hacer porque no las recordarán. Escojamos 2 ó 3 más importantes.

2. Intentar hablar en positivo y evitar decir “no” constantemente, ya que es algo que les acaba frustrando “no corras, no chilles, no te subas en la silla, etc” lo podemos cambiar por “camina despacio, habla más bajo, siéntate en la silla, etc” y si además se lo pedimos por favor y dedicamos 1 minuto a explicarles las razones, entonces ya es la repera, y aprenden buenas formas .

3. Dar opciones; “cariño aquí no podemos andar entre las mesas porque molestamos a la gente, pero si te apetece podemos pintar un poco” ó “…puedes ir a explorar si quieres pero camina despacio porque los camareros se pueden tropezar contigo”

4. Ser realista, es decir, no pretendamos que un niño de 2 años (ni de 7 ni de 8) se quede sentado en una mesa durante 1 hora ó 2, por mucho que les pidamos que no molesten va a ser casi imposible porque necesitan acción, explorar y moverse ¡son niños!. ¿la solución? pues adaptarnos también nosotros y elegir sitios kids-friendly o con zonas verdes para que jueguen o simplemente acortar el tiempo de las comidas y las sobremesas.

5. Elogiar las buenas acciones (fijaros que digo elogiar la acción no al niñ@), aunque no se hayan cumplido a rajatabla, eso les genera satisfacción interior y un chute de endorfinas a su pequeño cerebro que les animará a seguir así e incluso mejorar. Por ejemplo, hemos acabado de comer, los peques aguantaron magistralmente toda la comida en la mesa e incluso la disfrutaron, pero llega la sobremesa y ya quieren salir a corretear (¡lo más normal!), pues aquí nunca debemos hacer énfasis sobre la parte negativa, si no sobre la positiva, y cuando nos vayamos decirle “mamá y papá están muy contentos porque hoy no chillaste en la comida y anduviste despacio por el comedor, así podremos salir muchas más veces”.

Y todo esto también se aplica al “te has portado muy mal”, si se lo decís así no sabrán exactamente que es lo que “han hecho mal” según nosotros, recordar siempre concretar “hoy estoy muy disgustada porque has estado corriendo entre las mesas y los camareros no han podido hacer su trabajo tranquilos, espero que no vuelva a pasar…”.De esta forma por lo menos sabrán que es lo que han hecho mal.

Aunque en todo el post puse de ejemplo una situación concreta esto se extrapola a cualquier situación cotidiana con nuestros niños (ir al super, a una cafetería, al médico, a casa de un amig@, etc.), además observando cuales son sus flaquezas en cuanto a comportamientos que deseamos evitar, podemos ser más concretos a la hora de pedirles que deben modificar ese comportamiento en esa situación.

lucia.jpg

Anuncios

Un pensamiento en “¡No me digas que me porte bien!

Se comenta que...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s